Skip to content


Sanidad informa sobre Terapias Naturales

No solo en España informan los principales medios de comunicación de vez en cuando a sus lectores u oyentes de la supuesta ineficacia e inutilidad de la homeopatía.

Esta vez nos informaron algunos que “Sanidad concluye que el principal efecto de la homeopatía es placebo” (El PAÍS 19/20-12-2011), basándose según ellos en el  documento del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, publicado el 19 de diciembre 2011 sobre la situación de las terapias naturales en España, incluyendo la homeopatía. Quien lea de verdad dicho documento se dará cuenta de que la opinión emitida por los investigadores es mucho más diferenciada.

Pues bien.  A una persona que busca un medio de curar sus dolencias, no le importa mucho qué tipo de efecto le cura. Y si ha sido curada “milagrosamente”  por el efecto placebo,  se siente contenta y feliz. Es lo más normal. No le importa si el medicamento que le ha curado es o no reconocido científicamente por la prueba de doble ciego. No le importa en este momento que no se sepa explicar cómo ha actuado. Lo que le importa es curarse, recibir alivio,  saber que lo que toma no le producirá efectos no deseados.

Nosotros existimos

¿Quiénes somos nosotros?

Nosotros somos una comunidad de personas que han experimentado la eficacia de la homeopatía en su propio cuerpo, mente y espíritu, de personas que quieren y pueden por lo tanto dar testimonio del efecto sanador de esta terapia en su caso particular.

Parece que ciertos sectores de la sociedad no quieren tomar nota de nuestra existencia, peor aún, quieren negárnosla.

A nosotros, los socios de la AEPSH, la “evaluación negativa” declarada  por gente que no puede ni quiere aceptar que hay efectos en el mundo que la ciencia todavía no sabe explicar, solo nos hace fruncir el ceño.

Y no queremos que sigan ignorando nuestra existencia.

Representamos a millones de Personas Sanas por la Homeopatía en el mundo, somos simplemente la prueba viva de su efectividad. La prueba viva de que lo que “no puede ser” según los dogmas de la ciencia, “es”, y que quizás sería tiempo de cambiar el paradigma de la ciencia, particularmente en la medicina, que lleva a tal pensamiento.

Pedimos más  investigación y más calidad en la formación.

- Claro que nuestra voluntad es saber porqué y cómo actúa la homeopatía en plantas, animales y seres humanos.

- Se reprocha siempre a los homeópatas no tener suficiente formación en homeopatía. Nuestra opinión al respecto es que el nivel de la formación y de la calificación para poder ejercer, especialmente para los terapeutas, ha de ser estandardizada y tener el nivel europeo.

- La medicina alternativa/complementaria carece de la financiación del Estado, de la Seguridad Social  y de la industria farmacéutica que se alimentan de las contribuciones de los ciudadanos. Tanto el Estado como las entidades privadas deberían aportar medios para la investigación. La afirmación que la homeopatía solo es placebo es una alegación que no da derecho a abandonar la investigación. La ciencia misma se debilita cuando por comodidad, o por estrechez de miras que es consecuencia de su  propia definición, limita sus posibilidades de conocer.

-  También se les reprocha a los homeópatas  no preocuparse por la investigación. Aprobamos sin restricción la exigencia de investigación. Queda mucho camino. Pero el camino no se debe caminar solo. Por ejemplo, la ciencia moderna no debería tomar por cierto que los ensayos a dobleciego son los únicos válidos en los estudios clínicos en el futuro.

- La ciencia moderna no debe cerrarse a la valiosa experiencia de los colegas que tienen la misma formación que sus miembros, pero que han escogido el duro y gratificante camino de la homeopatía para ayudar a  sus semejantes y a la vida.

Exigimos reconocimiento mútuo e investigación común, sin prejuicios.

La pelea por demostrar la validez única de un solo aspecto de la medicina quema cantidades inimaginables de la fortuna del país.

Sin embargo, la evolución en la medicina de los últimos 200 años muestra que la divulgación y el crecimiento de la medicina complementaria no se para – y no se puede parar. Las difamaciones por parte de ciertos sectores en la sociedad no van a producir los efectos deseados. Al contrario, ésta actitud va a producir más atención, más consciencia, más discusión respeto al tema.

Vistazo más allá de nuestras fronteras

El Análisis Ministerial del 19 de  diciembre de 2011 informa también sobre la situación en otros países. Cita el ejemplo de Alemania (5.3.1, página 53), y se concentra con unas líneas a Suiza (5.3.9, página 68). Puede ser útil para nuestras consideraciones  tomar en cuenta algunas observaciones y detalles sobre el desarrollo del reconocimiento de la Medicina Complementaria (MC) en estos países.

Existe en Suiza desde hace más de 30 años un movimiento social que lucha por su inclusión en el servicio público de salud. Este movimiento procede en su mayor parte de personas que han tenido experiencias positivas en su vida con la medicina complementaria. Se puede observar particularmente dos aspectos importantes en el desarrollo de la opinión pública:

- La medicina complementaria (MC) es cada ves más presente en la consciencia pública y está más debatida en todos los campos sociales.
- La segunda deriva de la primera. Es la rebelión siempre más fuerte contra la creencia en la infalibilidad de la ciencia y especialmente de la medicina, infalibilidad que no se justifica y es contraria a la experiencia.

Movimiento cívico hacía un cambio de la constitución

Entre 1999 y 2004,  cinco tipos de terapias complementarias, fueron integradas como medio de prueba en el sistema sanitario público suizo.  El llamado “Programa de Evaluación sobre la Medicina Complementaria PEK” proporcionó resultados discutidos sobre la efectividad, necesidad y rentabilidad de la MC. El proyecto fue cancelado con antelación de un año por decisión del Ministro de Sanidad en 2004. Además se prohibió la publicación de los resultados positivos con argumentos dudosos. Esta actitud autoritaria, apoyada por los medios  científicos e inaceptable, provocó una reacción cívica que culminó en el cambio de la constitución a favor de la MC. Al final el propio Estado promocionó el referéndum con el lema “SI, por un futuro con Medicina Complementaria”. ¿Medicina complementaria?, ¿Medicina Convencional? ¡Naturalmente Juntas!

67% de los votantes votaban un SI a favor de un cambio en la constitución. Resulta que a partir de enero 2012 el proyecto de evaluación se está reanudado hasta 2018.   (Leer más… ”El GALLO” p.2,3,4), leer más…

Una Iniciativa individual

En Alemania un solo ciudadano obtuvo resultados extraordinarios. Encontraba muy injusto que la Deutsche Krankenversicherung, el organismo estatal de seguros de salud, no reconociera en esta época (1984)  la práctica de la medicina complementaria ni la incluyera en sus prestaciones. Solo algunas aseguradoras privadas lo hacían parcialmente. Por eso, el señor Thomas Martens de Hamburgo, creó la aseguradora privada SECURVITA para las personas que usaban la homeopatía, la acupuntura y la medicina antroposófica, entre otras. En Alemania el sistema es diferente que aquí: son 150 aseguradoras controladas por el estado que forman el sistema de seguro de salud, una de ellas siendo ahora Securvita.  Doce años después Securvita podía ampliar sus actividades al campo de la Seguridad Social obligatoria. Sin embargo el Estado intervino y quería prohibir que  Securvita reembolsara los costes de la MC. La aseguradora luchó jurídicamente contra el Estado durante 7 años y ganó al final. En 2004 el Estado fue obligado a dejar a TODAS las aseguradoras  incluir las prestaciones para la MC si asi lo deseaban. Los usuarios son personas despiertas, que conocen los costes de la salud pública, que no ignoran los avances y maravillas de la medicina convencional, que saben de los problemas inherentes en su uso, pero que saben que a veces hay otro tipo de terapia que conviene mejor a su caso. Los asegurados quieren poder escoger. La compañía ha podido bajar sus tarifas después de ganar un pleito contra el estado que quería prohibirlo. El número de sus usuarios crece.

En Agosto 2010 el prestigioso periódico “Der Spiegel” publicó en el artículo principal  “Homeopatía – La gran Ilusión”  su postura negativa frente de la homeopatía. Al mismo tiempo el principal controlador del sistema sanitario aleman exigió que por falta de recursos los seguros cancelaran el reembolso de los costes de la homeopatía. Resulta que las companías de seguros protestaron de forma contundente contra esta postura, argumentando que esta clase de asegurados produce menos riesgo, que son los más “rentables” para los seguros y que pueden comprobarlo con estadísticas. Hay que considerar que ellos son los que paguen las facturas y dicen que las paguen con gusto. Leer más…

Hay que considerar por supuesto que tenemos en España otras reglas, otras costumbres sociales y culturales. No se trata de copiar de cualquier institución o cualquier reglamento que funciona bien para nuestros vecinos. Pero si se puede aprender de ellos.

¿Qué podemos aprender de eso?

Hay que mantenerse despierto y a la altura de las circunstancias.

Lo que parece imposible se puede alcanzar.

Hay que tener el ánimo de creer que las cosas pueden cambiar.

Los que se oponen a una idea son a menudo los parteros de nuevos impulsos e ideas.

Hay que revisar  la propia opinión, no creer en todo lo que sabemos desde la cuna, ariesgarse a abrirnos a otro punto de vista.

Ánimo, debemos atrevernos a lo aparentemente imposible.

Publicado en Opinión.

8 marzo, 2012

0 Respuestas

Siga esta conversación, suscríbase a recibir RSS noticias de comentarios sobre esta noticia.



o responda a este artículo por trackback.